CAST

La Red Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos quiere ser un espacio de encuentro y acción conjunta de los pueblos y naciones sin estado y originarios del mundo, con el objetivo de reunir esfuerzos para avanzar en el reconocimiento y ejercicio del derecho de autodeterminación de los pueblos en la era de la globalización.

1. Antecedentes

2. Reforzar las luchas de los pueblos y naciones por su libertad en la era de la globalización

3. El Foro Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos

4. Declaración Fundacional de la Red Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos

1. Antecedentes

a) La CONSEU

En el año 1985 se reunieron por primera vez los pueblos y naciones sin estado propio de Europa para constituir la Conferencia de Naciones sin Estado de Europa, la CONSEU. Se trataba de acompañar el proceso de construcción europea con una plataforma de pueblos sin estado que sumara esfuerzos políticos hacia la articulación de una unión europea que debería:

  • ser respetuosa con los derechos culturales y lingüísticos de las comunidades nacionales sin estado propio.
  • aceptar en su interior el derecho democrático de los pueblos a la autodeterminación.

A principios del siglo XXI, con la Unión Europea de los Estados ya plenamente constituida y el nuevo escenario de la globalización económica, las diferentes realidades de los pueblos y naciones sin estado del mundo adoptan una dimensión plenamente global que obliga a:

  • reformular los discursos acerca del derecho de autodeterminación de los pueblos, la diversidad nacional, cultural y lingüística, más allá de los estados constituidos.
  • avanzar hacia la configuración de un nuevo orden internacional acorde con esta diversidad.

b) Foro Social Mundial 2009: primera piedra en la articulación a escala mundial de las naciones sin estado y los pueblos originarios

Es en este contexto que el Foro Social Mundial, encuentro a escala global de movimientos sociales y experiencias de lucha alrededor de la idea de otro mundo posible, es el escenario ideal para construir un nuevo discurso sobre la globalización desde las naciones sin estado del mundo y los pueblos originarios. Por eso mismo, el año 2008 el CIEMEN inicia una serie de reuniones internacionales con representantes de partidos, sindicatos y movimientos sociales de las naciones sin estado de América, de Europa y de Oriente Medio con el objetivo de articular un “Espacio por los Derechos Colectivos de los Pueblos” en el marco del Foro Social Mundial 2009, que tuvo lugar en Belém do Pará (Brasil), en territorio de la Amazonía. El proyecto se realizó gracias al apoyo financiero de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo y de la Xunta de Galícia.

+info: http://autodeterminaciofsm2009.wordpress.com

Este encuentro, que consiguió situar el derecho a la autodeterminación de los pueblos entre los principales ejes temáticos del Foro Social Mundial, reunió representantes de los pueblos baluchi, kurdo, corso, córnico, catalán, vasco, gallego, sardo, aymara, maya, quechua, tamil, amazig, palestino, saharauí, entre otros. De este encuentro surgió el acuerdo de constituir formalmente una Red Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos.


2. Reforzar las luchas de los pueblos y naciones por su libertad en la era de la globalización

La entrada del mundo en la era de la globalización está marcando lentamente una serie de cambios en el orden internacional y en los discursos que pretenden definir tales cambios. Al revés que la tendencias hegemónicas en los siglos XIX y XX, el siglo de la globalización está marcado por el progresivo reconocimiento de la diversidad, incluso de la biodiversidad, de pueblos, lenguas y culturas que pueblan la Tierra. A pesar de esta tendencia a un mayor reconocimiento de la diversidad, el mundo sigue ordenado a partir del modelo decimonónico del Estado-nación, centralista y uniforme, que a menudo niega la existencia política y/o cultural de naciones diferentes a la hegemónica que, no obstante, se encuentran dentro de las fronteras de estos mismos Estado-nación.

a) Visión del escenario

A pesar de que se quiera hacer creer lo contrario, la realidad es que en los últimos veinte años han sido decenas las naciones que han obtenido su independencia, y también decenas los pueblos y las culturas minoritarias que han obtenido mayores grados de reconocimiento, de autonomía o de autogobierno. Pese a todo, aún somos mayoría los pueblos y naciones sin Estado y originarios que persistimos en reclamar que nos sea reconocido nuestro derecho fundamental como pueblo, que es el derecho a la autodeterminación, con la consecuente independencia política o construcción de estados plurinacionales. Es necesario subrayar también que las transformaciones del mundo a nivel global cambian los escenarios en que se da nuestra lucha por este derecho y, debido a la creciente interdependencia que está generando el proceso de globalización, acercan cada vez más nuestras respectivas realidades. Hasta el punto de que no es posible ignorar las otras realidades nacionales no plenamente reconocidas que, como la nuestra -la catalana-, articulan políticamente, culturalmente, socialmente también movimientos y procesos hacia el ejercicio del derecho a la autodeterminación.

No podríamos ignorar, en este punto, el proceso de renacimiento político y cultural de las naciones originarias de América Latina, liderado por las recientes refundaciones constitucionales de Ecuador y Bolivia, antiguos Estados-nación convertidos ahora en Estados Plurinacionales, con elevados grados de reconocimiento del derecho a la autodeterminación y al autogobierno de numerosos pueblos y comunidades indígenas que los pueblan.

Pero tampoco podemos pasar por alto el enquistamiento de situaciones tan deplorables como las del Sáhara Occidental, Palestina, Kurdistán o el País Vasco, por la virulencia de la represión y del conflicto armado. O por la vulneración sistemática de decenas de derechos humanos y civiles básicos. Conflictos que tienen el epicentro en el derecho de autodeterminación y que ponen de relieve la ineficacia de un orden y unas instituciones internacionales que son pura correa de transmisión de la soberanía de los estados, incapaces de sobreponerse a las fronteras y a los intereses creados y mantenidos por estos, en beneficio de una gobernabilidad mundial al servicio de los pueblos y de las personas. El último ejemplo de esta injusticia la pudimos observar recientemente en el caso de la aniquilación física del pueblo tamil, en la isla de Sri Lanka, que había conseguido arrebatar al estado de Sri Lanka una autonomía propia sobre los territorios de mayoría tamil.

Nos encontramos, en definitiva, en una época de creciente interdependencia de las relaciones económicas, sociales, culturales y políticas a escala global. Por consiguiente, nos encontramos también delante de una época donde los cambios políticos de unos afectarán a otros.

b) Misión

La misión principal de esta nueva Red Mundial por los derechos Colectivos de los Pueblos es construir un espacio de encuentro entre pueblos y naciones sin estado y originarios a escala mundial que a) permita un mejor conocimiento recíproco de los discursos y las prácticas acerca del ejercicio de los respectivos derechos colectivos, y b) aúne esfuerzos de cara a una mayor visibilidad de los respectivos casos y, en general, de la existencia de una diversidad nacional, cultural y lingüística no reflejada en la actual configuración del orden internacional.

c) Grandes objetivos estratégicos

  • Iniciativas conjuntas para avanzar hacia el reconocimiento y el ejercicio del derecho a la autodeterminación de los pueblos
  • Capacidad de incidencia del discurso de la autodeterminación en foros internacionales, ya sea a nivel de estados (ONU), como a nivel de sociedad (Foro Social Mundial).
  • Conocimiento mútuo. Reforzar los respectivos movimientos autodeterministas mediante el intercambio de experiencias .
  • Reflexión y pensamiento : Articular y renovar discursos referentes a la autodeterminación, en el nuevo marco de la globalización.
  • Crear lazos de solidaridad y visibilización para con los recortes o vulneraciones de los derechos humanos en general en los respectivos pueblos y naciones, especialmente de aquellos derechos humanos (culturales, lingüísticos, civiles, políticos) relacionados con la vulneración del derecho colectivo fundamental a la autodeterminación de los pueblos.


3. El Foro Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos. Girona, 23 a 26 de Abril de 2010

Entre el 23 y el 26 de Abril, la ciudad de Girona, en los Países Catalanes (Europa), acogerá el Foro Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos, el congreso fundacional de esta red mundial. Un encuentro que se enmarca en el ciclo de foros temáticos que llenarán el año 2010 de encuentros temáticos por todo el mundo, coordinados desde el Foro Social Mundial.

a) Objetivo del Foro

El Foro Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos (FMDCP) es una iniciativa del Centro Internacional Escarré para las Minorías Étnicas y las Naciones (CIEMEN), con el apoyo de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo. El CIEMEN quiere reunir representantes de movimientos sociales, culturales, políticos y sindicales de naciones sin estado y pueblos originarios de todo el mundo, con el objetivo de constituir la Red Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos.

b) Participantes

Siempre acorde con las posibilidades económicas, el CIEMEN quiere reunir en este Foro Mundial representantes del mayor número posible de naciones sin estado y pueblos originarios del mundo, de los cinco continentes. Dependiendo del caso, los participantes pueden ser representantes de un partido, de un movimiento o organización social, de una asociación cultural, de un gobierno autónomo o de cualquier otra instancia de representación que defienda el ejercicio de los derechos colectivos de los pueblos.

Al Foro también serán invitados intelectuales, así como centros de investigación o organizaciones internacionales que se dediquen, como parte fundamental de su tarea, a la defensa de los derechos colectivos de los pueblos minoritarios.

c) Calendario y esquema de contenidos del Foro

El Foro Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos se celebrará en Girona, Países Catalanes, entre el 23 y el 26 de Abril de 2010. El contenido del Foro se dividirá en dos partes: una primera de debate y reflexión, y una segunda de discusión y constitución de la Red Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos.

Jueves 22 de Abril, presentación del Foro Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos en la Universidad de Valencia (actividad previa al Foro).

Viernes 23 de Abril , llegada de los participantes y delegados internacionales . Recibimiento institucional en el Ayuntamiento de Girona. Conferencia inaugural. Concierto de música popular catalana y bailes populares. Salutación de las delegaciones internacionales.

Sábado 24 de Abril, en la Universitat de Girona. Jornada de debates y conferencias en diferentes aulas de la Universitat de Girona.

Domingo 25 de Abril. Los delegados internacionales harán de observadores en la Consulta Popular sobre la Independencia que este día se celebra en la ciudad de Girona, como iniciativa cívica de la sociedad catalana para reivindicar el ejercicio del derecho a decidir del pueblo catalán. +info: referendumindependencia.cat

Lunes 26 de Abril, en la Universitat de Girona. Discusión y aprobación de la constitución de la nueva Red Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos.

Martes 27 de Abril , partida de los participantes y delegados.

Declaración Fundacional de la Red Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos

Girona, 26 de abril de 2010, Països Catalans

Documento provisional

Los participantes en el “Foro Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos” esperamos que la Red de la cual tomamos iniciativa hoy mediante la presente declaración constituya especialmente para el futuro, un punto de encuentro de diferentes pueblos del mundo. Tanto de los que són plenamente reconocidos como de los que no lo son aún. Y a la vez desearíamos que el mismo evento fuera un paso adelante hacia el progreso de la Humanidad, en que todos los pueblos lleguen a ser igualmente respetados, por la entidad y dignidad sin excepción que les corresponde.

El reconocimiento de los derechos colectivos: una noción incontestable

Somos conscientes de que estos deseos no son aún compartidos por mucha gente. Por aquellos que no creen en la existencia real de los derechos colectivos de los pueblos, y por consiguiente, sostienen que su invocación no puede ser un referente de aproximación para todos. O por aquellos que opinan que la defensa de los derechos colectivos de los pueblos minimiza el valor de los derechos humanos individuales, ya que son, según su punto de vista, solo los derechos aceptados y reconocidos por las instancias internacionales mas representativas, empezando por la misma ONU. Encontramos entre los adversarios de los derechos colectivos de los pueblos incluso personas de una innegable trayectoria progresista en favor de los derechos humanos.

Un largo camino hacia el reconocimiento de los derechos colectivos de los pueblos.

A pesar de estas objeciones, es evidente que estos últimos años se ha avanzado mucho en la comprensión y aceptación de los derechos colectivos de los pueblos. La ONU los ha avalado, después de nombrarlos, de forma explícita, en su “Declaración Universal sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas”, aprobada en 2007, después de tantas tomas suyas de posición a favor de esta dimensión de los derechos humanos, como son los Pactos económicos, sociales y culturales de los años 1960, en los que los derechos colectivos no ocupan, sin embargo, un espacio relevante. Aún así, estamos lejos de una definición y formulación suficientemente satisfactorias, puesto que dan pie a interpretaciones arbitrarias, principalmente respeto al derecho colectivo más fundamental de los pueblos, es decir, el derecho de autodeterminación. El respeto a este derecho depende efectivamente de las instancias internacionales, las cuales deciden sobre les criterios que definen ciertas comunidades como pueblos, aunque no esté reconocida aún, de forma única y universal, ninguna definición del término “pueblo”.

Estas deficiencias nos muestran, con toda crueldad, el difícil camino que debemos andar antes de llegar a la meta de introducir los derechos colectivos de los pueblos en lo más alto de la escala de valores de la humanidad; como derechos esenciales para construir una convivencia democrática, justa y en paz.

La historia, incluida la contemporánea, e incluso la actualidad nos enseñan que la negación de la existencia de los pueblos y de su cultura propia, la limitación de sus decisiones y los tratos discriminatorios de los cuales han sido o son todavía víctimas, han sido y son todavía fuente de conflictos, de violencia, de negación de los derechos humanos, pudiendo llegar hasta prácticas genocidas.

Afirmamos en consecuencia que la igualdad de reconocimiento y de derechos para todos los pueblos en el concierto de la humanidad es una de las condiciones fundamentales de la paz en el Mundo. Queremos ser actores de este paso mayor para la Paz.

Sabemos, de entrada, que llegaremos antes a la meta si sobre todo los miembros de los pueblos no reconocidos nos proponemos tomar posición a favor de la liberación de los pueblos, convirtiéndonos en pioneros y, a la vez, en puentes y mediadores para tejer una red de complicidades, de cooperación entre todos los que se preocupan por los derechos humanos. Para realizar esta tarea tenemos unos precedentes que nos animan y nos sostienen. En efecto, recordamos que fueron, en primer lugar, representantes de diversas naciones sin estado, en especial de naciones indígenas de América, que llegaron a introducir en la agenda del Foro Social Mundial de 2009, en Belém do Pará, en tierra de pueblos indígenas del Brasil, la cuestión de los derechos colectivos de los pueblos como un tema esencial para construir otro mundo posible. Este éxito fue capaz, ya entonces, de captar la atención de muchas personas que, hasta entonces, eran ajenas o se sentían lejanas a unos derechos que, como mínimo, consideraban secundarios en frente de tantos otros problemas que sacuden la humanidad. Las propuestas que se hicieron en el marco de aquella sesión del Foro Social Mundial, en concreto en el llamado « Espacio por los Derechos Colectivos de los Pueblos », se inspiraban en la « Declaración Universal sobre los Derechos Colectivos de los Pueblos » escrita por expertos de todo el mundo y difundida por la CONSEU (Conferencia de Naciones sin Estado de Europa) en 1990. La citada « Declaración Universal sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas » fue leída como una confirmación autorizada de los citados planteamientos.

Los derechos colectivos de los pueblos como fundamento de
un mundo más justo.

De estas y otras iniciativas ha emergido el convencimiento, cada vez más compartido, que solo respetando, con plenitud, los derechos colectivos de los pueblos es posible respetar completamente los derechos humanos individuales. No al revés. Porque si un pueblo no es respetado en sus derechos, entre otros, a la autodeterminación o a la soberanía, como cualquier pueblo que ya la posee, los miembros de aquél pueblo se verán limitados en sus derechos personales: su lengua será rebajada, su cultura será relegada a segundo plano, su presencia internacional será mediatizada, etc.

Considerados desde esta perspectiva, los derechos colectivos de los pueblos aparecen en un primer plano en el compromiso que se debe tomar para hacer un Planeta Tierra más habitable. Dentro de las coordenadas del altermundialismo, que se erige en el contexto de globalización, de crisis de civilización, de afirmación de los valores capaces de convertir la utopia que otro mundo es posible en una realidad tangible.

A pesar de la evidencia de estas constataciones y pruebas, es evidente que la humanidad no dispone de los medios suficientes para promover la causa de los derechos colectivos de los pueblos, a pesar de ser esenciales para edificar una democracia y, por lo tanto, una convivencia con futuro para todo el mundo y sin fronteras de ningún tipo.

Con el fin de colaborar en la creación de estos medios tan necesarios, un grupo de personas y colectivos pertenecientes a naciones sin Estado, tomamos la iniciativa de instaurar una “Red por los Derechos Colectivos de los Pueblos”, fundada en Girona, ciudad histórica del pueblo catalán, comprometiéndonos a trabajar para hacer convergir progresivamente el mayor número de personas y pueblos.

Identidad i objetivos

La Red Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos es un espacio de articulación de los movimientos y organizaciones de todo el mundo que actúan para el reconocimiento, la promoción y la puesta en marcha de sus derechos.
Está abierta a la participación de asociaciones, organizaciones y movimientos sociales, sindicales y políticos, que incluyan entre sus prioridades la promoción y la defensa democrática de los derechos colectivos de los pueblos y el derecho a su autodeterminación.

Esta Red nace en el marco del Foro Social Mundial, en su edición de Belém el año 2009. En consecuencia, la Red Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos adhiere íntegramente los principios expuestos en la Carta de Principios del FSM. La Red será miembro activo del FSM, aportando sus planteamientos y propuestas, solidariamente con los otros movimientos y luchas que forman parte de esta.

La Red, se organizará y trabajará por todo el mundo para:

– La coordinación y articulación de los actores sociales y políticos a escala mundial que trabajan en favor de los derechos colectivos de los pueblos.

  • La legitimación de los derechos colectivos de los pueblos cuya existencia no está plenamente reconocida en el orden jurídico internacional público.
  • El reconocimiento del derecho a la autodeterminación más allá de los territorios reconocidos como colonias por la ONU, extendiéndolo a todos aquellos pueblos que democráticamente quieran ejercer su derecho a decidir.
  • La promoción del reconocimiento de los derechos colectivos de los pueblos en las instituciones y organismos internacionales, en especial en el sistema de la ONU.
  • El apoyo a los movimientos y organizaciones de todo el mundo que luchan por sus derechos colectivos.
  • La búsqueda y aplicación de modelos democráticos y formas políticas de organización de la sociedad, que superen las limitaciones del actual modelo de Estado, más inclusivas, participativas, respetuosas con la diversidad y con los derechos humanos individuales y colectivos, construyendo nuevas sociedades más democráticas, justas y sostenibles.
  • La defensa del territorio, de las lenguas, de las culturas, y de los bienes naturales como patrimonio de toda la humanidad y como elementos básicos para la existencia de todo pueblo, defendiéndolos de todo tipo de agresión.
  • La denuncia de todas las formas de represión que ataquen la legítima defensa y promoción de los derechos colectivos de los pueblos.

Organización

Con el fin de alcanzar estos objetivos, la Red Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos, se organizará mediante:

Una Asamblea General, que se celebrará cada dos años, con la participación de todos los miembros, que debatirá y decidirá sobre la agenda política y organizativa de la Red.

Grupos de trabajo, acordados por la Asamblea General, que desarrollarán debates, iniciativas y actividades específicas. Estos grupos de trabajo podrán ser de dos modalidades: temáticos y por tipo de organización. En este segundo caso podrán ser de: asociaciones, sindicatos y movimientos políticos.

Cada grupo de trabajo tendrá una organización coordinadora, que ejercerá esta función por un periodo de un año, ampliable como máximo de un mes.

Un grupo facilitador formado por las organizaciones coordinadoras de los grupos de trabajo y por la secretaría internacional.

Una secretaría internacional que ejercerá las funciones de coordinación y dinamización generales.

Agenda

En el periodo 2010-2011, la Red Mundial por los Derechos Colectivos de los Pueblos, llevará a cabo las siguientes iniciativas:

  • Convocar y organizar la segunda Asamblea General
  • Legalización de la Red como asociación internacional
  • Solicitud de entrada en el Consejo Internacional del FSM
  • Participación en el proceso “Crisis de Civilización y Paradigmas Alternativos” en el marco del FSM
  • Organizar un espacio por los Derechos Colectivos de los Pueblos en el FSM 2011 en Dakar
  • Desarrollo de los medios de comunicación electrónica necesarios para su funcionamiento interno, así como para su comunicación externa.
  • Organización de una iniciativa pública descentralizada en defensa de los derechos colectivos de los pueblos entorno al 12 de octubre de cada año.
  • Gestiones para participar en encuentros para defender los derechos colectivos de los pueblos en el seno de la ONU.
  • Estructuración de un grupo de trabajo de juristas formado y organizado para ayudar las organizaciones y grupos de las naciones sin Estado para poner en marcha los recursos pertinentes ante las estructuras e instancias internacionales de control al respeto de los derechos de los pueblos que figuran en las normas internacionales existentes, y las posibles sanciones por carencia de estos derechos.
Anuncis

One response to “CAST

  1. Solidaridad Canaria

    En la manifestacion del dia 10 por los derechos del pueblo de los paises catalanes mostramos nuestra solidaridad con los derechos inalienables de todos los pueblos.
    Catalunya Lliure!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s